Día Internacional de la Niña

Día Internacional de la Niña

Oct 10, 2022 | Publicaciones, Social |

Este 11 de octubre de 2022 se conmemora un año más el Día Internacional de la Niña, y ello nos presenta la oportunidad de poder hacer una revisión global de los retos en los que se encuentran las niñas y los avances necesarios para poder garantizar un pleno reconocimiento y realización de sus derechos.

La confluencia de los efectos de la pandemia, la crisis climática y los conflictos y crisis humanitarias, han derivado en un empeoramiento general del estado de los derechos de las niñas. A nivel global se ha producido una gran vulneración de los derechos educativos, carencias significativas en el bienestar físico y psicológico de las niñas, y consecuentemente, una gran falta de protección social para atenderlas. 

En esta ocasión, exponemos el matrimonio infantil como una de las mayores regresiones de los derechos de las niñas durante este periodo, y presentamos la educación como un factor clave de transformación.

 

Matrimonio Infantil

UNICEF estima que alrededor de 23 millones de niñas se casan cada año antes de cumplir los 15 años(1). Aunque las cifras de matrimonio infantil forzoso han disminuido en las últimas tres décadas fruto de los esfuerzos de la cooperación internacional y expansión de los derechos de las mujeres y niñas, la pandemia ha incrementado el riesgo de matrimonio infantil significativamente. De hecho, se espera que durante la próxima década se produzcan alrededor de 10 millones de matrimonios infantiles(2).

La mayoría de estas niñas se encuentran en entornos vulnerables y con niveles de exclusión social altos, especialmente en zonas rurales, pobres y en países en desarrollo. Además, el shock económico, los cierres de las escuelas y limitación de servicios esenciales de salud y protección social, que precedieron la pandemia han agravado el riesgo de que se produzcan más matrimonios infantiles. De hecho, en momentos de crisis, muchas familias emplean el matrimonio infantil como una estrategia para mitigar las presiones económicas en las que están inmersos. 

Si a ello añadimos que el COVID-19 ha limitado el acceso a la educación y las escuelas, los efectos son devastadores. UNICEF estima que los cierres de las escuelas incrementan el riesgo de matrimonio infantil en un 25% al año(3) y retroceden el avance conseguido entorno a la mutilación genital femenina en un tercio(4), entre otras prácticas que implican una vulneración total de los derechos de las niñas. Además, los matrimonios infantiles exponen en mayor frecuencia a las niñas a embarazos precoces, lo que deriva en un mayor riesgo de mortalidad vinculada al embarazo y el parto para niñas de entre 15 y 19 años, valorada entorno a unas 50.000 muertes cada año. 

Es importante recalcar la importancia de los esfuerzos de la comunidad internacional para incorporar avances a nivel legal, y un diálogo con las propias comunidades para establecer medidas alternativas en materia de educación, por ejemplo, para aliviar los efectos del matrimonio infantil. Estas estrategias han resultado tener efectos positivos en sitios tan dispares como Níger, Somalia, Burkina Faso, Bangladesh, entre muchos otros, donde la incidencia de matrimonios infantiles es alta(5).

 

 

Educación

La educación es un factor transformador para el desarrollo pleno de los derechos de las niñas, y aporta grandes beneficios a las sociedades en su conjunto. Con mayores niveles de educación las niñas tienen mayores probabilidades de tener mayor calidad de vida, mayores niveles de ingresos, involucrarse en las tomas de decisiones y poder ser partes del cambio social, político y económico. Además, podemos ver como la educación ayuda a generar economías más robustas y minimiza las desigualdades. 

Ahora bien, el acceso a la educación va mucho más allá que la propia participación en el proceso de aprendizaje. En su lugar, las escuelas conforman espacios claves para favorecer su empoderamiento económico, evitar matrimonios infantiles y embarazos precoces y detectar violaciones de sus derechos más fundamentales. A raíz de la COVID-19, se calcula que alrededor de 129 millones de niñas no están escolarizadas. Las probabilidades de no asistir a la escuela son dos veces mayores para las niñas que residen en países inmersos en el conflicto. 

Finalmente, desde GATE Center apoyamos los esfuerzos empleados por parte de la comunidad internacional en conseguir una igualdad plena de derechos de la niña a través de una mayor inversión en educación y desarrollo de estrategias multi-actor que protejan los derechos de las niñas.

 

 

 

Bibliografía

1. https://www.unicef.es/noticia/dia-internacional-de-la-nina
2. https://data.unicef.org/resources/covid-19-a-threat-to-progress-against-child-marriage/
3. UNICEF Report: COVID-19-A-threat-to-progress-against-child-marriage.
4. https://www.unfpa.org/sites/default/files/resource-pdf/COVID-19_impact_brief_for_UNFPA_24_April_2020_1.pdf
5. https://www.unicef.es/noticia/dia-internacional-de-la-nina
Ir al contenido